El éxito es la meta, la herramienta la meditación

Muchas personas creen que la meditación es solo para hippies o para señoras pensionadas, pero lo cierto es que es una práctica muy común entre empresarios y ejecutivos.

En Sudáfrica y en Estados Unidos existe tal claridad frente a los beneficios de la meditación, sin importar la técnica, que se han creado programas oficiales para enseñar esta práctica en escuelas públicas. Niños con problemas de atención y de rendimiento académico desarrollan habilidades valiosas sentándose en silencio unos minutos cada día, por eso no es sorprendente que muchos empresarios reconocidos y exitosos también hayan incorporado este hábito en sus rutinas.

Estudios diversos han encontrado que entre los beneficios de meditar se encuentran la mejoría en la capacidad de concentración, el incremento de la memoria y el desarrollo de la inteligencia emocional. Si bien estas habilidades son importantes por separado, en conjunto contribuyen a la creación de perfiles de líderes que apoyan a sus equipos para la consecución de objetivos organizacionales.

Mejor que relajarse o que ver una película

Muchas personas con trabajos exigentes y estresantes optan por actividades de relajación y de entretenimiento como los masajes y los deportes, alternativas que aunque traen beneficios no siempre se traducen en efectos sostenidos en la productividad y en la satisfacción laboral, precisamente lo que ocurre con la meditación.

Sin importar si se trata de mindfulness o meditación trascendental, muchos de los que han intentado estar en silencio y quietud unos minutos cada día comprueban las ventajas que meditar lleva a sus vidas. Así parezca “una obligación más” o una moda que cada tanto vuelve, la meditación es un hacer nada que hace mucho, como lo explica Arianna Huffington, una de las fundadoras del periódico The Hufftington Post: “Aunque he sabido de sus beneficios desde que era adolescente, encontrar tiempo para meditar siempre era un desafío, porque tenía la impresión de que tenía que “hacer” la meditación. Y no tenía tiempo para otra obligación. Afortunadamente un amigo me hizo ver que no “hacemos” la meditación, la meditación “nos hace”. Eso me abrió una puerta. Lo único que hay que “hacer” al meditar es nada.”

El día a día de gerentes y ejecutivos está lleno de imprevistos que cargan el ambiente con ansiedad y situaciones que parecen desesperadas, es en estos escenarios donde las habilidades que se desarrollan a través de la meditación tienen cabida. Las personas que meditan descubren a menudo que su tolerancia frente al estrés y su creatividad se incrementan. Se ponen en el lugar de un cliente o de un colega con más facilidad, lo que los lleva a ser más empáticos, además su pensamiento divergente aumenta, ese que se necesita para responder preguntas capciosas del tipo ¿cuántos usos puedes darle a un pitillo?, además del obvio claro está.

Si todavía crees que sentarte en silencio a “no hacer nada” es igual a perder el tiempo, te dejamos estos testimonios de gerentes que han hecho de la meditación una parte importante de sus vidas:
Chirag Patel, Gerente General de Amneal Pharmaceuticals and Ernst afirma que la meditación le ayuda a sentirse más conectado con sus clientes: “En tus negocios empiezas a conectarte con tu cliente como si fuera de tu familia, más que como si estuvieras haciendo una mera transacción de negocios.” Patel cree que este efecto también afecta las relaciones que se tienen con colegas y personal corporativo en general.

Peter Cooper, fundador de Cooper Investors, atribuye su habilidad para invertir sabiamente a su práctica meditativa: “Ser un inversionista requiere transformar grandes cantidades de información en unas cuantas conclusiones relevantes. Meditar me ha ayudado a descartar la información interesante pero innecesaria y a enfocarme en unas pocas cosas que hacen la diferencia en las ganancias a largo plazo de las inversiones.”

Robert Stiller, fundador de Green Mountain Coffee Roaster, en 2008 dijo a Bloomberg News que con frecuencia llevaba un instructor de meditación a las oficinas de su compañía, ubicada en Vermont: “Si meditas puedes ser mucho más efectivo en una reunión. La meditación te ayuda a concentrarte mejor y a completar tus tareas.”

Nancy Slomowitz, gerente general de Executive Management Associates, redujo los costos del seguro médico de su empresa ofreciendo clases de meditación transcendental a sus empleados: “La meditación trascendental produce beneficios tangibles y prácticos tanto para sus vidas profesionales como personales. El ambiente laboral pasó de ser tóxico a armonioso, entre otros cambios positivos. Y sorprendentemente, el costo del seguro médico de la compañía en realidad bajó debido a la reducción de las quejas de salud de los empleados.”

Marnie Abramson, propietaria de la firma de bienes raíces Tower Companies, cree que “organizar un curso de meditación trascendental para los empleados es probablemente la forma más rápida, más fácil y menos costosa que se puede imaginar para aprovechar su talento”.

Y entonces, ¿te animas a meditar?

Fuentes: businessinsider.com/ y hbr.org

Liliana Gonzalez